Abrir un nuevo programa

MODELO PARA EL EJERCICIO PROFESIONAL DE LA PARTERÍA

El modelo de partería tiene como principios: justicia, igualdad y respeto por la dignidad humana. Las parteras promueven y protegen los derechos humanos con énfasis en los derechos sexuales y reproductivos con respeto a la diversidad étnica y cultural.
Las parteras tienen las competencias para el continuo de la atención de la salud sexual, reproductiva, materna y neonatal desde la adolescencia y acompañan a las mujeres en la referencia a otros niveles de atención cuando es necesario.
Las parteras respetan y tienen confianza en la mujer y en su capacidad para dar a luz, lo que propicia el empoderamiento sobre el autocuidado de la salud.
Las parteras ejercen de manera autónoma de acuerdo a sus competencias y colaboran con el equipo multidisciplinario de salud para otorgar una atención integral.
Las parteras ofrecen una atención respetuosa orientada a la prevención, flexible y centrada en las mujeres, sus bebés y sus familias lo que favorece la atención a sus necesidades.
Las parteras mantienen actualizadas sus competencias y garantizan las prácticas basadas en la evidencia, asimismo utilizan la tecnología de manera apropiada y derivan oportunamente a la atención médica cuando se presentan complicaciones.

COMPETENCIAS PARA EL EJERCICIO
PROFESIONAL DE LA PARTERÍA

Las competencias profesionales se refieren a tres esferas:
SABER: Dominio del área de conocimiento y fundamentación teórica.
HACER: Adquisición de habilidades y destrezas.
SER: Desarrollo de actitudes, conductas y valores apropiados.
Las siete competencias esenciales establecidas por la Confederación Internacional de Matronas (ICM) constituyen una referencia para la integración y evaluación del perfil, así como del ejercicio profesional de la partera.
Por ello, representan la meta a lograr mediante los planes y programas formativos en partería profesional, independientemente del modelo educativo desde el cual se desarrollen.
Además de estas, se deberán considerar las competencias específicas o de alcance intermedio que guiarán el proceso educativo en sus diferentes etapas: básica, de especialización y de integración.

EDUCACIÓN BASADA EN COMPETENCIAS (EBC)

La EBC genera diversos ambientes de aprendizaje activo para que cada estudiante estructure y organice su conocimiento a través de la resolución de problemas y del estudio de casos.
La didáctica de la enseñanza aprendizaje, en un modelo por competencias, utilizan recursos que simulen la vida real y las situaciones problemáticas para que cada estudiante las analice y las resuelva en un marco de trabajo cooperativo.
Para aplicar el enfoque de EBC es necesario asumir que la construcción del conocimiento exige otras miradas que superen lo informativo o lo instrumental. Las didácticas activas, contemplan el aprendizaje colaborativo transformado la relación con docentes, entre estudiantes y con el entorno.
La EBC procura la construcción del saber, el saber hacer y el saber ser, como procesos dinámicos y centrados en la persona, buscando un nivel profundo de comprensión. El resultado es la habilidad de pensar y actuar con la teoría y la práctica para lograr un desempeño acorde con las exigencias del cuidado de la salud sexual, reproductiva, materna y neonatal.

PROCESO DE ACREDITACIÓN DE PLANES DE ESTUDIO

Un plan de estudio debe considerar la normatividad nacional, los lineamientos institucionales de las entidades del estado que rigen la formación de recursos humanos y el sistema educativo, así como las competencias de la partería profesional, para garantizar que las personas egresadas respondan integralmente al derecho de las mujeres y sus bebés a una atención de la más alta calidad.
En este capítulo se encuentran los insumos para que la elaboración de los planes de estudio responda a los estándares nacionales e internacionales que incluyen: estudios de factibilidad y pertinencia de licenciaturas de partería; la organización del curriculum basado en competencias esenciales de la ICM; los perfiles de la planta docente; los procesos de educación continua e investigación; la infraestructura y el equipamiento.
Asimismo se incluyen las normas de evaluación de la Comisión Interinstitucional de Formación de Recursos Humanos en Salud conformada por la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Salud. Además de las normas para la gestión del Registro de Validez Oficial que todo plan de estudio y escuela debe cumplir para la gestión de títulos y cédulas profesionales.

MAPA CURRICULAR

En respuesta a la necesidad expresa de homogeneizar los contenidos de Partería en los planes de estudio, se realizó este ejercicio de plan curricular que debería contener cualquier propuesta educativa en partería, abarcando las Competencias Esenciales, Especializadas e Integradoras, en concordancia con los estándares nacionales e internacionales.
De manera complementaria se incorporan asignaturas optativas que significan un complemento al mapa curricular básico, mas no una elección para omitir los conocimientos en alguna de las áreas de estudio.
La presente propuesta ha sido diseñada al camino de formación por la que cada institución educativa decida optar y debe cumplirse en tres años si se opta por un nivel técnico o en cinco años si se trata de una licenciatura, y posibilita que cada escuela adicione otros conocimientos o asignaturas que considere necesarios.
Para maximizar su utilidad, el mapa curricular será complementado con los contenidos temáticos de cada asignatura, y para acceder a ellos bastará con seleccionar el cuadro de la materia que desee consultar.

REGULACIÓN DE LA PARTERÍA PROFESIONAL

La regulación de la partería forma parte de la legislación de un país en materia de formación y práctica de la profesión. Para proteger a las mujeres y sus bebés, es importante regular y autorizar debidamente a las parteras, su formación y su práctica profesional. Los mecanismos regulatorios también incluyen una serie de requisitos para la certificación periódica de las competencias profesionales con el fin de demostrar que la persona profesionista cuenta con las técnicas y habilidades necesarias para ejercer la partería de forma segura y conforme a los requisitos nacionales.

La ICM recomienda que la partería sea reconocida como profesión autónoma a nivel mundial, y reconocer al embarazo y el parto como una etapa de la vida en que las familias son quienes toman las principales decisiones. La profesión autónoma de la partería facilita la toma de decisiones informada, de manera que mejore los resultados del parto para la madre y su bebé.

En este capítulo se encuentran los principales documentos de regulación a nivel nacional y además una sección con las recomendaciones internacionales para avanzar en la regulación de la práctica de las parteras profesionales.

EJEMPLOS INTERNACIONALES DE PLANES DE ESTUDIO

En Perú el plan de estudios de partería es regulado por el Colegio de Obstetras del Perú por lo que en todas las universidades donde se ofrece la formación se utiliza este modelo de educación. Se incluyen a manera de ejemplo el mapa funcional de la profesión y las normas de competencias profesionales de obstetricia.
En Chile, la formación de las parteras (matronas como se les denomina en ese país) se encuentra en la Facultad de Medicina por lo que desde el inicio de la carrera se aprende a funcionar dentro de un equipo multidisciplinario. Se incluyen el plan de formación, el perfil de egreso y la malla curricular de la Universidad de Chile.
Como referencia de un país fuera de la región de América Latina se presenta el documento de Nueva Zelanda con los estándares para el registro de planes de estudio de partería además del entorno regulatorio de la práctica en aquel país.